Snack para ver las olimpiadas

Las olimpiadas son para mí, las reinas de los eventos deportivos. Me encanta ver la inauguración, que siempre es espectacular y toca fibras sensibles con lo que los países muestran de su historia. En un despliegue artístico fenomenal, formado por miles de personas con vestuarios y efectos impresionantes me ponen la piel chinita.

La inauguración de estas olimpiadas la vi, como todo lo que hago ultimamente, a medias, persiguiendo al más chiquito de mis hijos. Subiendo, bajando, cambiando pañal en algún momento. Estábamos en una reunión familiar y mis otros hijos estaban muy entretenidos, por eso sólo tuve que correr atrás de uno, sin contestar preguntas de otros o pelear por no ponernos de acuerdo en qué ver en la televisión 🙂 Pero no es queja, simplemente, es lo que hago ahora.

A lo que voy, es que de todas formas, disfruté los pedazos que logré ver. Me impresionó cuando los ingleses contaron su historia. De las veces que han caído y se han levantado, hasta llegar a ser la nación fuerte que son ahora. La revolución industrial, cuando organizaron los juegos olímpicos después de la segunda guerra mundial en total austeridad. Esa guerra! Siempre me da tristeza pensar por todo lo que pasaron las personas víctimas de esa guerra.

Pero hay algo que siempre recuerdo con estos eventos tan magníficos. Cuando era chiquita siempre soñé con estar en unas olimpiadas. Me gustaba la gimnasia rítmica. Me podía ver agitando el listón como las niñas que participaban cuando veía las competencias. Pero nunca hice nada para hacer realidad este sueño. Era más bien una fantasía.

Hace unos días veníamos en el carro y mi hija me preguntó: “Mamá, tu crees que cuando sea grande me pueda convertir en una violinista famosa.” A lo que mi hijo contestó antes de que yo pudiera pensar cualquier cosa: “Si tu lo piensas, lo puedes hacer.” Me pareció una excelente respuesta de un niño de 6 años. Más tarde pude reaccionar y sólo complementé: “Y qué más tienes qué hacer para lograrlo, además de pensarlo.” Y ella contestó: “Ayyy ya sé! Practicar!” (tono de niña de 9 años llegando a la pre-adolescencia).

Ya hemos tenido algunas conversaciones profundas que brotan del asiento trasero del carro. Me gusta mucho lo que platican los niños en estas ocasiones. Y lo satisfechos que quedan al platicar de sus sueños y resolver que los pueden hacer realidad. A diferencia de mí, Sofi si está haciendo algo por convertirse en violinista, solo tiene que ser constante y seguir detrás de su sueño. Eso es algo que, como mamá, tengo bien claro. Apoyarlos para que se desarrollen en lo que les gusta. Para mí es muy importante que ellos tengan verdadera pasión por algo, ya sea la música, el deporte, el arte, o cualquier cosa que decidan, y que puedan llevarlo a cabo.

Bueno, pero no es triste que no haya ido a las olimpiadas en la gimnasia artística. Es un sueño de pequeña que me hace recordar lo que me gustaba en la infancia y cómo era en ese tiempo. Ahora, vivir una vida saludable, en todos los sentidos, se ha convertido en mi pasión. Y sí estoy haciendo algo por conseguirlo. Es algo que hago todo el tiempo. Además, aquí estoy, escribiendo esto, esperando llegar aunque sea a una persona y tener un impacto positivo en su  vida. Desde que entré al Club de la Alimentación (www.facebook.com/clubdelaalimentacion), ya no solo es un objetivo personal, sino que junto con mis compañeras, tratamos de que esta idea se expanda.

Otro de mis sueños era escribir. Y ese, aunque hace poco escribo en público, ahí la llevo. Nunca es tarde para empezar a hacer realidad los sueños … Pero bueno, en otra ocasión les platicaré de todos mis sueños y de otras cosas que me gusta hacer, jaja.

Por ahora, la receta!!!!!!!!!!!

Es algo muy sencillo que probé hace unos días en HEB. De las señoritas que te dan cosas a probar. Por lo general no pruebo, porque casi siempre son cosas que no quiero comprar. Pero esto si me llamó la atención. Sobre todo, porque la señorita me dijo que ella lo preparó. Lo que vendía era el jocoque solo y le agrego cosas para que gustara más 🙂 Eso se llama ser proactiva, y querer hacer bien su trabajo.

Dip de Jocoque con Uvas y Nuez

Ingredientes:

1 taza  de jocoque seco
1/2 taza de nuez picada
3/4 taza de uvas partidas en 4
1 pizca de canela (opcional)

Las cantidades son aproximadas, puedes poner más, o menos, de lo que quieras.

Preparación:

Revolver todo en un tazón. Lo puedes poner un ratito en el refri para servir bien frio.

Servir con tostaditas Salmas, galletas, pan tostado, o lo que acostumbres 🙂

Y la foto ….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s