Uncategorized
Comments 2

Viaje Express al Foro “Be Healthy” en Guaymas

Voy de regreso de mi brevísimo viaje a Guaymas. Vengo llena del corazón por todo lo que he vivido en estos casi dos días. Aunque con sentimientos encontrados porque extraño demasiado a mi familia. Pero sin dudas, tenía que venir. Espero haber dejado una semilla fértil sembrada en alguna de las personas a las que conocí y con las que hablé. Me vengo con la promesa de Sofía, (la de Guaymas), de que al fin empezará su huerto. Un huerto nuevo, siempre es una buena noticia. Es magia pura en la vida de una persona y de todos los que la rodean, es un granito de arena a favor del medio ambiente, es esperanza de regresar un poco el valor al tiempo, el valor a lo realmente importante.

Estoy sentada a lado de una pareja encantadora. No he preguntado sus nombres porque no quiero ser demasiado entrometida, pero ya hemos platicado de los hijos, de sus nietos, de lo mucho que les gusta venir/ir a visitar a su hija, yerno y nietos (estamos a mitad del camino a 39,000 pies de altura). Hasta me han confesado su edad y yo les he confesado la mía. A ninguno de los tres nos tiembla la voz al decir que tenemos 37, 77 o 72. Al decir los años se nos llena la boca, como si fuera un gran logro recopilar tantos minutos llenos de buenas experiencias. Y los tres estamos de acuerdo, no nos pesan los años vividos, ni nos da pena admitirlos, porque han sido buenos años.

La persona que me recibió en el aeropuerto de Hermosillo a mi llegada fue la Chef Zulma Varela, organizadora del evento al que fui invitada, el Primer Foro Be Healthy. Súper atenta. Me recogió personalmente y me llevó hasta Guaymas. Fuimos a cenar, algo típico de allá por supuesto. Un burro percherón! Qué?!?!? Justo antes del evento Be Healthy?!?!?! Oh si! Lo siento, pero para mí “being healthy”, se ha convertido en algo mucho más que una cosa limitante e inflexible. Por el contrario, se trata de disfrutar de los pequeños momentos. Por supuesto que mi forma de cocinar y de alimentarme la gran mayoría del tiempo sigue siendo incluyendo muchos vegetales, cosas hechas desde cero por mí, cocina que por todos lados le dice a mi familia “te amo”, pero que no deja de ser práctica. Pero si voy a ir a Guaymas o a cualquier otro lugar, quiero probar lo típico de ahí. Quiero conocer un poco de su gastronomía. Y bueno, no es que el burro percherón sea el baluarte de la cocina sonorense, pero es algo que no tengo en Monterrey. Burritos, si hay burritos, pero no son como este de Sonora. No me iba a perder la oportunidad y los tacos estilo Sonora estaban cerrados, jeje.

Durante el evento, conocí a personas maravillosas. Lucy, organizadora también del evento junto con Zulma, Mari Zamora (yogui), el famoso Coach Ozz, su increíble esposa, Martha Huerta de Siri Kaur, Jerry Velázquez y Miriam Reyes de Veguizo, un chorizo vegetariano deliciosísimo! Probé el riquísimo pan campesino de la Chef Robin Zúñiga de la panadería Levadura. Comí un hummus, de Hummus :),  que no te la crees de lo bueno que está. Me reencontré con mi amiga Karina, de Mejor Natural. Alma, Sofía, su amiga, el esposo de Lucy, Christian, el chef de las enchiladas de Jamaica, …. Ufffff! Seguro se me olvida alguien. Una disculpa de antemano! Por lo general no me arriesgo a mencionar personas cuando son muchas porque soy muy distraída.

¿Mi plática? Ligera. Muy de mí, de lo que ha sido mi vida y de cómo llegué a amar cocinar, sembrar, escribir sobre ello y enseñarlo a otros. Y cuando lograba sacarle unas risitas a las personas de en frente, se me bajaba el nervio. Nos conectábamos. De algo se habrán acordado. Y eso nos ponía en el mismo plano, sé que el mensaje estaba llegando. Y si alguien participa contando algo …. ¡Ufffff! ¡Qué mejor!

La primera plática, fue la de María Zamora, de Casa Anandi. ¡Padrísima! Me encantó que nos complementamos en las pláticas. Después yo decía cuando me tocó hablar: “Así como dijo María …” Habló de amarse a sí mismo, de agradecer, de que hay que cambiar los pensamientos negativos hacia nuestro cuerpo, hacia nosotros, de vivir en armonía, de poner una intención a nuestros días al levantarnos. Una frase que dijo y quedó resonando: “Quien ve hacia Afuera Sueña, Quien ve hacia Adentro Despierta”.

Después de mí, siguió Karina de Mejor Natural contándonos de los maravillosos germinados. Fue curiosísimo que nos encontráramos en Hermosillo. Karina vivía en Monterrey y se acaba de mudar para allá. Cuando nos despedimos acá, en el Taller Delicioso, no me imaginé que nos volveríamos a ver tan pronto y ¡menos que sería allá! De esas cosas de la vida. Me dio muchísimo gusto coincidir con ella y que platicáramos un rato antes del evento. (Gracias por el ride Karina y a tu esposo).

Luego siguió un break. Y por andar de platicadora me perdí las enchiladas de jamaica del Chef Christian. Alma (asistente al evento), me preguntó que si ya las había probado. Entonces me di cuenta de que era demasiado tarde. A ver si me pasa la receta el chef para probarlas aunque sea hechas por mí. Según me contaba Alma, el ingrediente secreto era la verdolaga (si mal no recuerdo).

Ahora el turno era para Martha Huerta, life coach, con su plática “Sanando a nuestro Niño Interior”¿Qué les puedo yo decir? ¡Me dejó sin palabras! Fue como una sacudida inesperada. Totalmente de acuerdo con ella. Visiten su fanpage FB/SiriKaur, para que vean lo que comparte. Se las súper recomiendo.

Finalmente se paró al frente el Coach Ozz. Lo conocía por el face nadamás, pero quería escucharlo. No me pude quedar a toda la plática porque tenía que ir a subirme a mi avión de regreso a casita. Pero lo que alcancé me dejó con muy buena impresión. Además, tiene una familia encantadora. Su esposa es nada más y nada menos que Martha Huerta (antes mencionada), y ya se imaginarán al hijito, con tanto amor que debe de recibir. Bien risueño y echándole porras al papá (yo lo escuchaba atrás de mi). Felicidades a los dos por lo que hacen y por su familia.

El camino al aeropuerto, otra agradable experiencia. Me hicieron favor de llevarme Oliver, Emilio e Ivanna, la familia de Zulma. Ella se quedaba a la comida con el equipo y expositores del evento. Yo me la perdí por mi vuelo. Pero entre que extrañana mucho a mi esposo e hijos y que tenía taller de pan de muertos al día siguiente, no podía quedarme. La cosa es que el camino de regreso fue de lo más ameno. La plática padrísima. Me contaban de toda la riqueza cultural que hay allá en Sonora. Muchas cosas que desconocía de las etnias. Otros datos no tan padres. Oliver es doctor y está al tanto de problemas de salud muy serios que enfrenta el estado, como la diabetes. En fin, él desde el hospital tratando de generar un cambio y su esposa desde los eventos gastronómicos y de salud. Sin dudas, ciudadanos de esos que necesitamos en todos lados.

Y bueno, así las cosas. Estoy muy agradecida con Zulma por todas las atenciones. Por recibirme como a una amiga. Si viven en Hermosillo, Guaymas, Empalme o cualquier lugar cercano y se enteran de que la Chef Zulma Varela anda de inquieta haciendo algo nuevo, vayan, apóyenla con su asistencia en sus eventos, no se van a arrepentir. Hace las cosas con el corazón, pensando en dejar algo bueno alrededor.

¡Wow! ¡Un post muy largo! Espero que lo hayan disfrutado ;).

2 Comments

  1. Gaby Garza de Morales says

    Asi como tu Ana!! Felicidades por ese viaje y emprendiendo nuevos planes, nuevos temas, ayudando a tanta gente que lo necesita.
    Gracias Ana!!
    Que Dios te bendiga siempre! 😘

Deja un comentario