Uncategorized
Dejar un comentario

Paletas Heladas de Mango, Kiwi y Yogurt

Ya se acerca el verano y con el las vacaciones de los niños de la casa. ¡Qué emoción!

Confieso que esto no siempre fue así. Cuando mis hijos eran muy pequeños. Cuando mi hija mayor acababa de entrar al kinder y mi segundo hijo estaba todavía muy bebé, enloquecía con la llegada de las vacaciones.

Era una mamá muy joven en aquel entonces, sin experiencia, con dos bebés pidiendo atención todo el tiempo (mis hijos mayores se llevan 1 año 11 meses), sin ayuda en casa, durante esos meses en los que no duermes toda la noche y el cansancio te nubla el juicio (un poquito). El kinder le daba mucha estructura a mis días. Esas horas por la mañana eran maravillosas, porque podía avanzar con mis quehaceres más tranquilamente; hacer la comida, la limpieza, bañar al bebé, ir al súper y todo lo demás que hacemos las mamás que se quedan en casa. Cuando llegaba mi hija mayor de la escuelita, prácticamente ya no podía hacer otra cosa, más que prestarle atención. Porque además, no la fuera yo a hacer sentir mal porque ahora teníamos otro bebé invasor (eso me decían).

Durante las vacaciones había días en los que a duras penas podía preparar algo de comer. Muchas veces nos pescaba la noche sin siquiera bañarnos. Y de la limpieza de la casa, ni quien se acordara hasta que los niños ya estaban dormidos. Ah! Pero eso si, a las 7:30 sin retraso era la hora de acostarse para los más pequeños de la casa. Después de eso era mi tiempo y me podía encargar de preparar cosas que me facilitarían la vida al día siguiente, de cenar apropiadamente con mi esposo y hasta de platicar un poco o ver alguna película.

Durante las vacaciones trataba de inventarnos actividades todos los días para dar un poco más de estructura y para que se nos pasara el tiempo un poco más ameno. Pero sin dudas, fue una época un poco caótica. Creo que el cansancio influía mucho para que me sintiera como atrapada sin salida cuando no teníamos nuestros horarios determinados por la escuela.

Pero ahora que mis hijos crecieron y aún cuando ahora son tres, siento que me he podido relajar en muchos aspectos y las vacaciones las esperamos con ansias. Disfruto demasiado tenerlos en casa, sin tener que correr todo el tiempo. Las circunstancias siguen siendo muy parecidas. Habrá días que nos agarre la noche sin bañarnos, juntaremos el desayuno con la comida y el orden de la casa desaparecerá por varias semanas. Pero sabes qué, eso ya no es un obstáculo para pasárnosla muy contentos. Con los años, las cosas importantes han ido cambiando, así como mi actitud. Ahora, solo me dejo llevar por la magia de vivir sin horario en verano, sin desayunar a prisa, sin planear tanto, sin cansarme demasiado.

Por supuesto que cuando ya están por terminar las vacaciones, también me da gusto regresar a la rutina :).

Esta receta seguramente la prepararemos en las vacaciones, sin que importe tanto si se ensucia la cocina. Al fin que tendremos suficiente tiempo para intentar limpiar en lo que se congelan estas delicias. O quien sabe, quizás en lugar de limpiar, mejor juguemos a mojarnos, al futbol o nos tiremos a ver una película. Pero siempre, con la conciencia de disfrutar de nuestras vacaciones.

 

Receta: Paletas Heladas de Mango, Kiwi y Yogurt

paletas heladas mango kiwi yogurt 2b (1 de 1)

Ingredientes

  • kiwis
  • mangos
  • yogurt natural
  • miel de abeja, azúcar mascabado o el endulzante que prefieras.

Procedimiento

  1. Licuar los kiwis (2 o 3) con el mínimo de agua que requiera tu licuadora para licuarlos y dejarlos como una pasta. Ah! También agrega un poco de miel de abeja.
  2. Ahora licua lo mangos de la misma manera, con lo menos de agua que necesite tu licuadora para hacerlos puré. Si los mangos están muy dulces, no es necesario agregar miel o azúcar. Pero es al gusto ;).
  3. Mezcla un poco de yogurt natural con miel de abeja en otro recipiente.
  4. En moldes para paleta o vasitos de plástico, coloca un poco del kiwi que licuaste y congélalo unos 20 o 30 minutos, hasta que se sienta firme. No tiene que estar completamente congelado, sólo firme para que no se mezcle con la siguiente capa.
  5. Agrega un poco de yogurt y congela otra vez.
  6. Finalmente, agrega el mango licuado, coloca el palito de paleta y congela. Ahora si por más tiempo. Unas 4 o 5 horas hasta que las paletas queden bien congeladas y formen una sola pieza tricolor.
  7. Para desmoldar, pasa los moldes para paleta un momento por agua.

 

Si alguna vez has sentido que no quieres que salgan tus hijos de vacaciones, no te preocupes, no te culpes, no te sientas mal … Es normal. ¡Sólo respira! Pide ayuda. Todo pasa ;).

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s