Espagueti con Brócoli

¡Holaaaaa! Estoy feliz de poder estar sentada en este momento frente a mi computadora escribiendo un post que por supuesto lleva consigo una deliciosa receta (hasta abajo).

¿Se acuerdan de qué tan feliz estaba porque mis hijos pronto saldrían de vacaciones? En este post pueden leer acerca de eso -> Paletas Heladas de Mango, Kiwi y Yogurt. Ahí también les cuento cómo me aterraban las vacaciones cuando mis hijos mayores eran bebés. Yo soy una persona a la que le gustan las rutinas, las estructuras y cuando no tengo eso, me siento muy incómoda. Pero con los años me cautivo eso de poder levantarnos tarde sin tener que salir corriendo de casa a las 6:50am. Supongo que me acostumbré a cambiar la rutina y la estructura durante las vacaciones por una más relajada en la que podemos andar en pijamas hasta las 11am, ver la tele juntos, comer más tarde, salir por un helado al pueblo con heladería más cercano y a las hamburguesas del Dany de vez en cuando.

Pero estas vacaciones algo volvió a suceder. La estructura relajada, tranquila y desordenada que yo estaba esperando no fue posible y todo volvió a ser un caos en mi interior. Y es que ahora Delicious Home (mi “trabajo” que aún quiero ver como un hobbie) se volvió algo que necesita otro tipo de estructura. Ya saben que me encanta tomar fotos de comida, ¿verdad? Y que además, he mejorado mucho desde que empecé en esto (modestia aparte, jajaja). Y por eso, estoy haciendo recetas y fotos de alimentos para las redes sociales de otras personas. Por lo tanto mis planes de hacerme loca por un tiempo colapsaron ante la novedad de las fechas de entrega, horarios de trabajo (divertido, pero al fin trabajo), días de planeación, horas frente a la computadora, etc.

¿Y mis hijos? Se aburrían, jugaban al play y veían la tele más de lo que yo hubiera querido, tenían hambre a cada rato, necesitaban que yo hiciera cosas para ellos todo el tiempo justo cuando no podía. Y en la medida de lo posible me esforzaba por estar cuando se requería. Pero llegaba el punto en el que ya no podía interrumpir lo que estaba haciendo y había tensión. En fin, caos, caos, caos. Y cuando terminaba mis cosas resulta que ya nadie me necesitaba. Y pensaba que qué bueno porque ya no me quedaban fuerzas, jeje. Pero me hacía la valiente y los convencía de salir a jugar o de hacer lo que sea juntos. Necesitaba tiempo con mis hijos y ellos también conmigo. Todos resentimos que estuviera ocupada durante las vacaciones.

Me había acostumbrado tanto a mi piel de mamá que mi lado “profesional” me estorbó mucho estas últimas semanas. Pero después de reflexionar sobre el asunto ahora que mis hijos regresaron a la escuela y tengo “mi tiempo” de regreso, sé que estoy en el camino correcto. Mis hijos están creciendo, cada vez son más autónomos y cuando llegue el momento de que dejen el nido no quiero sentirme triste porque ya no sé quien soy. Necesito hacer cosas que me gustan, escribir también la historia de la mujer y no solo la de la mamá o la esposa. Aunque son papeles que me encantan y que he aprendido a abrazar y desempeñar muy bien (creo, jeje), necesito algo qué hacer por las mañanas cuando todos se van a hacer sus cosas. Después de todo, las vacaciones duran solo un abrir y cerrar de ojos.

Pero no todo fue angustioso. Finalmente, la semana pasada logré desconectarme de todo y volamos a Mérida en familia para disfrutar de la asombrosa Península Yucateca. Fue increíblemente relajante, hermoso y “recargador” de pilas. Ahora de regreso con la mente más tranquila, retomo lo que se quedó pendiente. Espero que para las próximas vacaciones me pueda organizar mejor para combinar el trabajo y la familia sin sentirme tan agobiada. Por ahora, mejor ni me preocupo porque no sé lo que pasará después.

Lo único que sé es que he tenido que simplificar muchas cosas para entrar de nuevo a la rutina escolar. Y por eso, la receta de hoy es de lo más sencilla. Esto fue parte de nuestra comida hace unos días, cuando decidí que es hora de volver a poner orden aquí.

ESPAGUETTI CON BROCOLI IG

**Mis platos son hechos a mano por Vange, una talentosa mujer, acá en el norte. Encuéntrala en IG como @vangeysucalixta o en su página web: www.queridaceramica.com**

 

Receta – Espagueti con Brócoli

Ingredientes

  • 1 paquete de espagueti
  • 1/2 barra de mantequilla
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 florete de brócoli
  • 1 diente de ajo picadito
  • Sal y Pimienta para sazonar

Procedimiento

  1. Cuece la pasta en suficiente agua con sal hasta que esté al dente. Suave, pero no demasiado.
  2. Blanquea el brócoli. Corta los arbolitos del tamaño que prefieras y colócalos en agua hirviendo con un poco de sal por unos 5 minutos o hasta que los sientas suaves (pero no demasiado). Sácalos del agua caliente y pásalos por agua fría para que conserven su hermoso color verde.
  3. En un sartén o en un wow coloca la mantequilla, el aceite de oliva y el ajo picadito. Dora un poquito el ajo y agrega después el brócoli y el espagueti. Mezcla muy bien y deja que se caliente todo junto unos 5 minutos. Sirve calientito.

 

Espero que hagas esta receta. Si la haces, me cuentas, ¿si? Me encanta saber lo que se está cocinando del otro lado de la pantalla ;). 

Con cariño … Ana.

3 comentarios en “Espagueti con Brócoli

  1. Clau dijo:

    Felicidades por tu gran talento! Y concuerdo totalmente contigo, no solo somos mamis y esposas, a veces nos perdemos mucho en estos roles y llega un punto en que no sabemos ni quienes somos, que nos gusta, que queremos hacer, en fin. El reto es buscar el balance 🙂
    Un saludo! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s