Latest Posts

Barbacoa en Crock Pot

Hace dos días que compartí la receta del agua de sábila con limón o vitaloe casera me sentí tan bien con su respuesta, que ahora me entraron más ganas de seguir subiendo recetas. La verdad es que siempre tengo ganas de venir aquí, escribir un rato, dejarles una receta, pensamiento o reflexión. Pero sobre todo, lo confieso, lo que más me gusta es cuando sé que leyeron lo que vine a compartir, comentan en mis redes y si además, me mandan foto de lo que cocinan inspiradas en el blog, ¡uffff! Eso para mí es padrísimo.

Y solo por eso, vengo con una receta facilísima y deliciosa que preparé el fin de semana para consentir a mi esposo que cumplió años. Acá en Monterrey, los domingos de barbacoa son una tradición. No sé si sea así en todas partes, pero aunque no lo sea, seguro que una barbacoa de vez en cuando en compañía de los que más quieres puede ser una buena idea.

No he hecho esto muchas veces, así es que de entrada no sé muy bien qué carne recomendarte. Bueno, si sé que lo de la barbacoa es el cachete y la lengua y que hay que mezclarlos para que quede en el punto medio entre grasosita y no tanto. Pero como no supero el día en el que mi papá puso, sin avisarnos, una cabeza completa de vaca con la lengua de fuera en el refrigerador, que yo descubrí muy temprano al levantarme, no me he animado a pedir lengua para hacer mi barbacoa.

Lo que me ayudó a por fin prepararla fue que hace unos meses, haciendo unas fotos de recetas, descubrí que se puede hacer barbacoa de brisket. Así que la preparé para las fotos y como si me gustó mucho, pues creo que es la receta de barbacoa que se comerá en esta casa por un tiempo cuando yo la prepare.

Barbacoa de Brisket en Crock Pot

Ingredientes

CLICK AQUÍ PARA IR A LA ENTRADA

Brochetas de Camarón con Salsa de Cacahuate

¡Mil gracias por sus mensajes! Gracias por entrar y leer y por cocinar las recetas que les comparto. ¡Ah! Y por compartirme los resultados. Había estado muy ausente, pero me siento tan acogida cada vez que escribo, que me dan más ganas de regresar. Ya les había dicho hace dos entradas, pero eso siento de verdad y estoy muy agradecida.

Hoy es Día de San Valentín y a pesar de que soy medio Grinch para estas fechas esta ha sido especial. ¿Saben porqué? Porque este año no esperé que sucediera nada especial. Cuando se tienen ciertas expectativas y al final del día no suceden, pues es cuando se agüita uno. Así es que hice lo que pude hacer por y para los demás, le regalé algo a mi “valentine” (que casi no hacía este día), disfruté con mis hijos adolescentes su primer Día de San Valentín con un significado diferente al de años anteriores y con mi hijo más chiquito recordé lo bonito que es hacer detalles para los amigos con nuestras propias manos. El también vivió su primer 14 de Febrero de una forma más consciente, dándole un valor muy especial a la amistad.

En fin, no se si sea que ya voy a cumplir 40 y me estoy volviendo más madura, o si he andado de buen humor por la corrida, mi pan con masa madre, la kombucha, el kefir o lo que sea, este año va fluyendo mucho mejor de lo que me imaginaba. Sobre todo por el hecho de ¡los próximamente 40! que se me hacía un tema difícil. Si lo es, no voy a decir que no, pero me sorprendo de lo bien que he reaccionado últimamente siendo que se acerca cada vez más la fecha.

Pero bueno, ya basta de mis cosas, jeje. Hoy les quiero compartir una recetita que podrían hacer el fin de semana de asador, para seguir celebrando el Amor y la Amistad :). La salsa de los camarones es lo mejor de lo mejor. Se los súper recomiendo.

Brochetas de Camarón con Salsa de Cacahuate

Brochetas de Camarón con Salsa de Cacahuate
CLICK AQUÍ PARA IR POR LA RECETA

Cuando en crisis, “keep it simple”.

Estoy a un mes de cumplir 40 primaveras. Nunca pensé que fuera a costarme tanto estar tan cerca de subir al cuarto piso. Creo que si no me hubieran salido canas, todo sería más sencillo, jajaja. ¡Y no me quiero pintar el cabello! Si lo he intentado, pero ‘nomás no encuentro el tiempo para hacerlo. Son muchas horas las que se pierden en ese procedimiento. Pero bueno, no me quiero estresar ahora por eso. Ya veremos qué pasa con mi cabello, por lo pronto, una cebolla se me ha acomodado bien para disimular mi indecisión momentánea.

En realidad, he tratado de “keep it simple” o mantener todo lo más simple posible por acá, como lo dice el título de este post. Me aferro a disfrutar de las pequeñas cosas del día a día sin complicarme la existencia: una buena taza de café, salir a correr, alimentar a mi masa madre y hacer pan una vez por semana, preparar mi kombucha, comer en casa pero sin exagerar en las preparaciones, ver series y películas con mi esposo e hijos, prender el carbón el fin de semana (bueno, ver cómo lo prende mi esposo, jeje).

Además de mi próximo cumpleaños, han habido cambios en la rutina familiar que me han obligado un poco a soltar el control, si es que alguna vez lo tuve, y a tratar de disfrutar más de cada momento. Cumplir con las actividades de mis hijos cada vez se vuelve más difícil. Ya no tenemos tiempo para sentarnos a la mesa al mediodía como solíamos hacerlo, por un buen rato, sin prisas. Y ni qué decir del tiempo para preparar la comida. Antes, si no alcanzaba a tener todo preparado para cuando llegaban de la escuela no pasaba nada, pero ahora he tenido que organizarme mucho mejor para optimizar los tiempos entre una actividad y otra. Ya lo estoy logrando y eso me ha recargado las pilas muchísimo. Tanto, que a veces me siento invencible a pesar de las 4 décadas, jeje.

Creo que ese es el secreto para sobrevivir después del 14 de Marzo (mi cumpleaños), hacer cosas que me recarguen las pilas cada día. Como lo que mencionaba arriba, esas pequeñas cosas que me ayudan a disfrutar desde que me levanto. Claro que a veces no tengo ganas de salir a correr o de ponerme a hacer pan, pero si es por flojera o porque ando baja de ánimos, siempre me sirve hacerme estas preguntas: “¿Que quieres estar haciendo en 1 año?¿Qué decisión te va a ayudar a lograrlo hoy?“. Por ejemplo, si no quiero salir a correr, pienso en los kilómetros que ya llevo recorridos y en que así quiero seguir en un año. Entonces, la decisión para acercarme a esa meta es, en definitiva, pararme y salir a correr un rato. Al regreso siempre me siento súper bien y esta decisión llena mis días de energía.

Y como para casi cada historia en este blog hay una receta, les comparto una que va con mi filosofía de los últimos tiempos para no volverme más loca: “Keep it simple”.

Wrap de Jamón Serrano y Pera

Esta receta fue para un video de una marca para la que hago contenido con ayuda de Julia y en conjunto con una agencia de mkt, así la descubrí. Quedó riquísima y es súper sencilla de preparar. De esas que se quedan para el recetario familiar.

Los platos y los cuencos bonitos son de Calixta y el tapenade de la receta me lo regaló Vange cuando fui a recoger algunos platos a su taller. Doy gracias por coincidir con mujeres como ella.
Read More

Cursos Presenciales Febrero 2019

Miércoles 6 de Febrero, 2019

Taller Pan Artesanal

  • Horario: 9:30 – 12:30
  • Prepararemos: Pan de Barra Marmoleado + Bisquets + Pizza Rolls. Estos serán con levadura de panadero.
  • Cada quien se lleva su pan de barra y una porción de bisquets y pizza rolls.
  • Costo: $1,100 (Precio Especial a Ex-Alumnos $900)

Sábado 16 de Febrero, 2019

Taller Pan con Masa Madre

  • Horario: 10:00 – 4:00
  • Prepararemos: Hogaza de Pan Campesino + Ciabatta
  • Cada quien se lleva su hogaza de pan campesino y una porción de las ciabattas que preparemos.
  • También aprenderás a iniciar una masa madre y sobre los cuidados que debe de tener. Te llevarás una porción de mi masa madre para que sigas haciendo hermosos panes con ella en casa.
  • Costo: $1,300 (Precio Especial a Ex-Alumnos $1,100)

Miércoles 27 de Febrero, 2019

Taller Yogurt vs. Kefir

  • Horario: 9:30 – 12:30
  • Prepararemos:
    • Yogurt
    • Kefir
    • Licuado de Kefir
    • Yogurt Griego
    • Aderezo para ensaladas
    • Dip de Yogurt
  • Platicaremos sobre las diferencias entre el yogurt y el kefir, así como la mejor forma de prepararlos en casa, qué leche se recomienda, cuándo es el mejor momento para consumirlos, etc.
  • Cada quien se lleva su yogurt listo y su kefir en proceso con búlgaros para seguir haciendo más kefir. Prepararemos un licuado para degustar y el yogurt griego también será para degustar.
  • Costo: $1,200 (Precio Especial a Ex-Alumnos $1,000)

Agua de Sábila con Limón / “Vitaloe” Casero

Esta receta la hice con mi grupo de niños del Huerto Escolar. Estamos investigando sobre suculentas y como siempre es más divertido aprender algo cuando hacemos experimentos, recetas o cuando nos ensuciamos las manos en la tierra, aprovechamos que le tocaba el turno a la sábila para preparar una bebida muy popular entre mis alumnos.

Desde el primer día que salimos a hacer la exploración del jardín para ubicar cactus y suculentas, apenas vieron una sábila y a varios se les antojó preparar agua de sábila, como la que probaron en la casa de sus abuelitos, en el Costco o que compró su mamá el otro día. Ya llevamos varios meses de clases y al fin pudimos crear nuestra propia **vitaloe** casera. No sabe igual, según mis alumnitos expertos, pero les encantó el resultado. Y no lo dijeron solo por compromiso, sino que se formaron varias veces en la fila para poder tomar un poquito más ;).

¿Quieren la receta? Pues aquí les va…

Agua de Sábila con Limón o Vitaloe Casero

Ingredientes

  • 2 litros de agua
  • 5 limones
  • 4 cucharadas de azúcar (o al gusto)
  • 2 pencas de sábila grandes o 4-5 pequeñas
LO MEJOR ESTÁ POR VENIR – VER MÁS

Regalos

Creo que los regalos que vamos a dar en estas fiestas deberían de tener un significado especial, tanto para nosotros (los que regalamos), como para las personas a las que van dirigidos.

También pienso que no siempre necesitamos regalar cosas. Una invitación al cine o a tomar un café  pueden ser un buen detalle. Van más allá de la cosa, regalas tu tiempo, un momento que se convertirá en una memoria de esas que se guardan en el corazón.

Y cuando se trata de regalos físicos, me gustan más los que fueron hechos por alguien con sus propias manos. Y si conozco a esa persona, mucho mejor. Como que llenan el objeto en cuestión con su energía, que tiene que ser una buena porque si es capaz de crear algo bello o rico, así es, ¿no? Al menos a mi me gusta pensar así. No me imagino a mi amiga Keila (@kraulmx), haciendo esta hermosa maceta con una energía que no sea hermosa, por ejemplo.

maceta pechos 4

Y hay otros regalos que son simplemente cosas, pero que vienen al caso porque sabes que la persona a quien se lo vas a dar quiere eso exactamente. Pero no te enteras de que lo quiere porque lo escribió en una wishlist, sino porque realmente le pones atención, sabes qué le gusta, qué le hace falta y/o qué le hace feliz.

Es sacar ventaja del día que alguien dice: —“Me encanta como huelen esas velas y prenderlas para hacer mi escritura del curso que estoy tomando.” La siguiente vez que vas al súper, compras otra vela porque la que dijo esa persona especial se está terminando.

Es un caso de la vida real. Yo soy la persona especial y mi esposo es el que llegó con la vela del súper 💑. No tiene que ser Navidad para hacer algo significativo por alguien. .

Esto es lo que yo creo. No quiere decir que sea como debe de ser pero me ayuda a estar más tranquila y a tomar mejores decisiones en esta época.

¿A ti cómo te gusta regalar y que te regalen?

Más amistades y menos likes

Más amistades y menos likes es el título del décimo libro que escribió Ferrán Ramón Cortés. Desde que escribí mi post anterior: “¿Cómo usar mi celular, sin abusar?“, les quería compartir la entrevista que les pego hoy en este post (más abajo). Y es que se relaciona totalmente con lo que me ha hecho cuestionar el sobre-uso de mi celular en algún momento. El hecho de querer desconectarme un poco (o un mucho) del mundo virtual para estar más presente en el mundo real es que estaba afectando la relación con mis hijos y mi esposo. Las cosas estaban tomando un rumbo demasiado impersonal. Lo que dicen… “Te conectas con los que están lejos pero te desconectas de los que tienes cerca.” Y sí, la dinámica familiar estaba cambiando. Todavía nos faltan algunos ajustes, pero ahí la llevamos, creo que vamos retomando el buen camino.

“Vivimos en una época en la que desatendemos las verdaderas amistades, por lo que hay que ordenar las relaciones. Las relaciones se nos han multiplicado. Necesitamos revisar cuáles son las amistades valiosas. Tenemos el tiempo que tenemos, el día tiene las horas que tiene y el mes los días que tiene. El problema es que atenderlo todo es desatenderlo todo.Imma Rabasco y Ferrán Ramón Cortés en la entrevista.

Y bueno, ya no voy a decir más por ahora, sólo les dejo esta entrevista que le hizo Imma, de Living with Choco, a Ferrán Román Cortés sobre su décimo libro cuyo título, es el título de este post :).

Si les gustó esta entrevista, no dejen de ver todas las que ha hecho Imma. Click Aquí -> Living with Choco. Yo ya he visto varias y todas son geniales. Ella y sus invitados siempre son inspiradores.

Ahora si, ya pasé bastante tiempo por aquí. Necesito estirar las piernas porque regreso a mandar e-mails a mis estudiantes en línea -> delicioushome.mx :). Porque en la tarde, cuando regresen mis hijos de la escuela el tiempo será para ellos.

Con cariño,

Ana

 

¿Cómo usar mi celular, sin abusar?

Este post me ha dado vueltas en la cabeza por mucho tiempo. No sabía si escribirlo o no por aquí. Ya saben, porque mi blog se ha convertido principalmente en un blog de cocina. Pero luego pienso que si no es aquí, ¿en dónde? Y si lo pienso bien, eso es lo que en realidad hacía desde el principio, compartir cosas en su mayoría de la cocina, porque me encanta, pero también de la casa y la familia en general. Porque un hogar no solo se construye en la cocina, ¿o si?

Y precisamente por eso quiero escribir sobre lo que a mi me ha servido hacer para que el celular no se convierta en un obstáculo para seguir disfrutando de mi vida familiar. Y es que he visto casos en los que el celular, ipads y demás dispositivos electrónicos se han convertido en la mejor compañía en la mesa. Uno para cada miembro de la familia, por supuesto.

Claro que esto que les contaré no solo lo escribo como crítica. Fueron lecciones que me sirvieron para hacer una pausa y ver hacia donde no me quería dirigir. Porque no soy quien para tirar la primera piedra y a mi también me dijo algún día uno de mis hijos: “¡Mamá, ya deja de facebookear!” (Se me congeló el <3 por un momento en ese momento).

3 casos de estudio para mejorar mi propia actitud:

  1. Un día cenando en un restaurante estaba una familia en la mesa de a lado: Mamá pegada al celular, papá presente, hijo menor de unos 15 años pegado al celular y el hijo mayor, de unos 18 años presente. El hijo mayor estaba platicándole a su mamá y a su papá sobre la carrera que quería elegir. Supongo que estaba terminando la prepa. Todo lo que decía se escuchaba lleno de pasión. Realmente estaba emocionado contándoles las opciones que estaba considerando. El papá, muy interesado en la plática le daba consejos y se emocionaba junto con él. La mamá solo decía que sí a todo, sin dejar de ver el celular.
  2. Otro día, comiendo en un restaurante, jeje. Otra familia en otra mesa cerca de la nuestra. Mamá pegada al celular, dos hijos, niña y niño, de unos 3-5 años, papá presente. Uno de los niños le hablaba a su mamá, el papá contestaba por ella, pero el niño insistía en hablar con su mamá. Ya saben, ese “mamá, mamá, mamá, mamá…” que no terminará hasta que no haya una reacción de la persona en cuestión. Después de varios “mamá”, la mamá avienta el celular en la mesa y grita en pleno restaurante: “¿Qué quieres? ¿No ves que estoy ocupada?” Creo que cuando estamos en el celular perdemos un poco la noción de nuestras propias reacciones, (me ha pasado).
  3. Esta vez fue desayunando en el restaurante de un hotel en unas vacaciones. En la mesa a ladito de nosotros estaban una mamá presente, un papá pegado al celular, dos hijas de unos 5-7 años pegadas al ipad, uno para cada una. La mamá le daba de comer en la boca a las niñas. No hubo ninguna conversación en esa mesa. Cuando los platos estuvieron vacíos, todos se levantaron sin dejar de ver lo que veían y se fueron.

Cuando empecé a sentir que el celular empezaba a ocupar mucho tiempo de mi vida decidí ponerme las siguientes reglas.

  1. But first, ¡coffee! Un día me di cuenta de que me estaba despertando más temprano, pero levantando mucho más tarde de mi cama, porque me ponía a ver mi celular. Estaba perdiendo como 40 minutos de mi valioso tiempo de la mañana o de buen sueño por estar en el celular. Así que surgió esta regla, me tenía que levantar y al menos tomarme un café antes de poder ponerme a facebookear o instagramear. 
  2. Nunca en la mesa. Si, confieso que a veces, quizá muchas más veces que la persona promedio, le tomo fotos a lo que como. Pero una vez sentada a la mesa, lista para disfrutar de mis alimentos y en especial si estoy acompañada, el celular no está invitado.
  3. Ni en la cama. En esta estoy trabajando todavía. Cuando mi esposo está viendo algún partido y ya estamos tirados en la cama después de todo el día de ir y venir, limpiar, hacer de cenar, pasar ropa a la secadora, etc., pues me pongo a ver el celular. Solo en esas ocasiones me lo estaba permitiendo, pero me di cuenta de que a veces mi esposo terminaba de ver su partido y sigo picada en Instagram. Así que decidí que mejor leería o vería el partido también en lugar de usar el celular. Me cuesta un poco porque siento que es tiempo libre y que no estoy afectando a nadie, pero si prefiero hacer algo más provechoso cuando llego a tener tiempo libre :).
  4. La anterior incluye sobre todo las noches de insomnio. Es impresionante el tiempo que me quedaba despierta con la excusa de que no podía dormir pero viendo el celular. Si no puedo dormir, lo peor que puedo hacer es prender mi celular, porque entonces menos lo conseguiré. Ahora lo que hago es que me levanto, camino un poco, le hecho ojo a los chamacos que están dormidos y me vuelvo a acostar. Leí que cuando no puedes dormir, sirve levantarse de la cama para reducir el tiempo que daremos vueltas ahí acostados. Si me ha servido. Además, creo que a mi inconsciente dejó de interesarle despertarse en las noches porque ahora sabe que solo conseguirá una caminata, jaja, y no algunas horas de diversión en las redes sociales.
  5. Prohibido en reuniones familiares y con amigos. Y en estas, no puedo evitar pensar: “Pues si todos están en el celular, ¿nomás un ratito?” Pero les prometo que siempre alguien baja el celular y se pone a platicar conmigo y poco a poco, los recuperamos a todos por la plática que se empieza a hacer. Es un buen ejercicio. Háganlo y me cuentan cómo les va ;).
  6. Nunca mientras manejo. Esta es por seguridad propia, de quienes van conmigo y de las demás personas que van en la calle. Yo vivo en las afueras de Monterrey y para ir a cualquier lado agarro un pedacito de carretera. Es muy preocupante ver la cantidad de personas que van zigzagueando a velocidades irregulares en plena carretera nacional por ir viendo el celular. El otro día conté como 15 personas manejando con el celular en sus manos y sobre el volante en mi camino a recoger a mis hijos de la escuela. Es muy fácil identificarlos si vengo atenta al camino, pero me sigue dando miedo que pierdan el control de pronto.

 

¿Cuándo uso mi celular?

  • Por las mañanas que me quedo sola y que es cuando trabajo por lo general. Porque al fin de cuentas, trabajo en el FB, en IG, aquí en el Blog y en mi escuela en línea.
  • En las noches, cuando mis hijos ya se durmieron, mi esposo no está en casa y tengo algún pendiente de los cursos en línea o simplemente para instagramear porque sí. Y es que si me gusta, jeje.
  • Mientras espero a mis hijos, estacionada en algún lugar o en el lugar que haya que esperar.
  • Hay momentos en los que mis hijos, mi esposo y yo también nos conectamos simultáneamente a los celulares y no convivimos conscientemente. Como por ejemplo, mientras esperamos en el aeropuerto varias horas, en algún momento en los viajes en carro o un fin de semana en el que ya cumplimos con el mundo real lo mejor posible. Pero siempre trato de no reaccionar mal ante lo que pueda pasar alrededor, en caso de una pelea entre mis hijos o una llamada de “mamá, mamá, mamá…” o cualquier cosa que me quiera desconectar abruptamente de mi momento tan reconfortante en el ciberespacio.
  • En el carro, pero para escuchar un podcast. Este es un buen remedio a revisar el celular mientras manejas, porque está tan interesante lo que estás escuchando que mejor dejas el aparato en su lugar o pierdes el hilo. Eso sí, el podcast lo busco y lo pongo mientras estoy estacionada.

Y bueno, ya me tengo que ir a ser mamá de nuevo :).

Crepas

¡Hola! Hoy les quiero compartir mi receta de crepas y un video que fui a hacer con Sisy Garza en el que cocinamos… ¿qué creen? Pues crepas :). Aprovecho para agradecer la invitación, fue una muy bonita mañana.

Esta es mi receta de los domingos. El día que podemos desayunar despacito en casa.

La hermosa crepera es de Le Creuset <3. Me encantó hacer crepas en ella ;).

RECETA – CREPAS

Ingredientes

  • 200 gramos de harina (la de tu preferencia)
  • 400 gramos de leche o lechada
  • 30 gramos de azúcar mascabado
  • 2 huevos
  • 1 pizca de sal
  • mantequilla o aceite de coco para engrasar la crepera o sartén

Procedimiento: Ver el video ;).

 

Limonada Mineral con Pepino

¡Hola! Hace mucho que no vengo por aquí para platicar, pero hoy tengo un poco de tiempo en lo que voy a recoger a mis hijos mayores a su entrenamiento y el chiquito se vendrá a casa con su papá. Así es que me vine rápido a compartirles esta receta que tengo esperando ver la luz desde hace un tiempo. Es una limonada mineral con pepino, que nos encanta a todos por acá.

Además estoy inspirada porque hoy hicimos Tamales en el taller y me gustó mucho la convivencia que se dio en el grupo. Terminamos todo el trabajo a tiempo y nos echamos una plática muy buena, fue muy relajante. Aún no terminamos, este taller es de dos días, pero ya mañana solo iremos a embarrar tamales, cocinarlos y probarlos por supuesto :).

Entre otras cosas, platicamos sobre el escabroso tema de las tendencias en alimentación saludable y cómo a veces se puede llegar a lastimar a otros por asegurar que tal o cual comida es “veneno” o que si no se come de cierta forma o no consumes el último súper alimento puedes ser tachado de “poco saludable”.

Todas estamos muy conscientes de que es bueno llevar una dieta saludable y alimentarnos bien, pero es curioso cómo para todas es diferente el concepto que tenemos de esto. Y claro que no quiere decir que unas estén bien y otras mal. Simplemente quiere decir que nos van bien diferentes cosas. En lo que coincidimos es en que todas estamos aprendiendo recetas y formas de cocinar porque queremos hacer lo mejor que podamos en nuestras cocinas y convertirlo en una bonita experiencia. Pero también estamos de acuerdo en que si alguna vez no tenemos tiempo o ganas de cocinar, no pasa nada si no lo hacemos y compramos algo. Creo que el secreto es el balance y hacer las cosas lo mejor que podamos.

Como mujeres y como mamás ya tenemos instalado el chip de sentir culpa por lo que sea y si encima le agregamos sentir culpa porque cada día sale algo nuevo que debemos o no comer, es mucha presión creo yo. Por eso me gusta tanto el documental “Cooked”, basado en el libro de Michael Pollan, porque de una forma muy sencilla nos ayuda a recordar de que se trata comer bien y disfrutarlo.

Les dije que tenía ganas de platicar :). Pero ya no las entretengo más, mejor les comparto la receta, porque corro el riesgo de no publicar esta entrada si me tardo más. Pero déjenme sus comentarios sobre el tema que les digo, me encantará leer lo que piensan y seguimos platicando en los comentarios ;).

RECETA: LIMONADA MINERAL CON PEPINO

limonada mineral con pepino 1a

Ingredientes Read More