All posts tagged: agua fresca

Refrescante Agua de Guayaba

Hace unos días compre guayabas para hacer una mermelada. Pero resulta que compré demasiadas y al final no tuve mucho tiempo para ponerme a envasar como era mi plan y mi deseo. Así es que terminamos con una mermelada que fue a parar al refrigerador (deliciosa, por cierto), y las guayabas que me sobraron las usé en un agua para aprovecharlas y que no se fueran a echar a perder. Además, el clima calurosísimo ameritaba tomar lo que fuera fresco. Afortunadamente, todos en mi familia somos fans de la guayaba. Porque es una fruta que no a todos les gusta. Hay quienes ni siquiera soportan el olor. Además, la textura también puede ser difícil, por todas las semillas. Ahora que me pongo a pensar, no creo que mis hijos hayan probado una guayaba a mordidas. Tal vez por eso les guste, jeje. Esta agua fresca muy mexicana es muy fácil de preparar

Agua de Mango + Piña

Esta receta ya se las había compartido antes. Hace un año más o menos. En el día del niño, como una opción para hacerles algo rico de tomar :). Ahora, la quise «sacar» del post aquel, para que la puedan encontrar más fácilmente. Cuando vayan a la sección del Blog/Desde Mi Cocina/Ideas de Bebidas, ahí la podrán encontrar luego luego. RECETA – AGUA DE MANGO + PIÑA Ingredientes 1 mango petacón (de los grandotes que tienen rojo, amarillo y verde) 1/4 de piña Azúcar morena al gusto 2 litros de agua Procedimiento Saca la pulpa del mango, quítale la cáscara a la piña y córtala en cuados. Agrega el mango, la piña y el azúcar a la licuadora. Ponle dos tazas de agua a esto y licúa. Se pone poca agua, para que quede como una pasta, sin trozos. Agrega el resto del agua y licúa de nuevo. Sirve con hielos. Deli!

Algo de mi Día del Niño: Recetas y Juegos

Este día del niño es uno muy especial en mi familia. Creo que es el último año que tengo 3 niños en casa. Mi hija mayor está por cumplir 12 años! Y entre tanta plática de sexualidad y su proyecto de la escuela, «Celebrando la Vida», en el que nos empezamos a preparar para la adolescencia, siento que el tiempo ha pasado demasiado rápido desde el día en el que la recibí por primera vez en mis brazos.