All posts tagged: lecturas

Ya no me gustó … Se vende!

«Un campesino cansado de la rutina del campo, de tanto trabajo duro y rutinario, decidió vender su finca. Como sabía que su vecino era un destacado poeta, decidió pedirle el favor, para que le hiciera el aviso de venta. El poeta accedió gustosamente. El aviso decía: «Vendo un pedacito de cielo, adornado con bellos árboles, flores, verdes y hermosos prados y un cristalino río con el agua más pura que jamás hayan visto… « Luego de haber ayudado a su vecino, el poeta tuvo que marcharse a la ciudad por un tiempo; a su regreso decidió visitar a sus nuevos vecinos pensando que aquél hombre del aviso se había mudado. Su sorpresa fue mayor al ver al campesino trabajando en sus faenas diarias. El poeta le preguntó: Amigo ¿No se iba de la finca? El campesino con una gran sonrisa le respondió: – No mi querido vecino, después de leer el aviso que usted me hizo, comprendí que tenía el lugar más maravilloso de la tierra y que no hay otro mejor.» Desconozco el autor. Creo que …

No juzgarás

«Nadie puede juzgar, nadie, a menos que con toda honestidad pueda contestar que en una situación similar no hubiera hecho lo mismo.» -Viktor E. Frankl. Del libro «El Hombre en Busca de Sentido».   Ya sé que está muy cortita. La recordaba más larga. Siempre me hacía ideas de que decía algo así como: «Para juzgar a alguien tendrías que haber caminado en sus zapatos desde el día en que nació (o sea, no se puede). La realidad de cada quien es distinta y las decisiones que tomamos tienen su origen en todas las experiencias vividas, en cada recuerdo, en cada suceso, en cada momento. Pero ahora que la busqué para compartírselas, sólo decía eso. Sin dudas es una frase que me llegó bien profundo. Aunque ahora que lo pienso bien, la lectura llegadora no sólo es la frase que hoy les comparto, sino que todo el libro de donde viene lo es. Lo leí en una clase de psicología y creo que en todas las escuelas se debería de encargar leerlo. Es un imprescindible. Es …

Sólo hazlo! Deja de imaginar todo lo malo que puede pasar.

Elías (profeta) y el levita estaban escondidos de los soldados de la princesa Jezabel quien había ordenado acabar con todos los israelitas. O adoraban al dios fenicio Baal o los ejecutaban. Ambos intercambiaban ideas acerca de Dios, de su existencia y de porqué permitía que le pasara esto a los que lo aman. De pronto … «Los dos quedaron en silencio. Elías tenía un sudor frío. -Estás aterrorizado, pero yo ya acepté mi destino- comentó el levita-. Voy a salir para acabar con esta agonía. Cada vez que oigo un grito allí afuera, sufro imaginando cómo será cuando llegue mi hora. Mientras hemos estado encerrados aquí, ya he muerto un centenar de veces, cuando podía haber muerto sólo una. Ya que voy a ser degollado, que sea lo más rápido posible. El tenía razón, Elías había escuchado los mismos gritos y ya había sufrido más allá de su capacidad de resistencia. -Me voy contigo. Estoy cansado de luchar por algunas horas más de vida. Se levantó y abrió la puerta del establo, dejando que el sol entrase …